A Carmencita la conocí  hace años cuando cabalgaba entre el folk y el psychobilly, marcando una estela débil pero profunda en conciertos familiares muy recogidos. Personalidad arrolladora dentro y fuera del escenario, sonrisa inquietante y una habilidad más que manifiesta para reunir a los mejores músicos granadinos en su órbita, la han alejado de la zona de asteroides para dejarla ese espacio inquietante y peligroso que la acerca al sol.

El álbum debut (“Carmencita Calavera”, Wild Punk 2017) contiene dimes y diretes, letras cáusticas y guiños desenfadados al folk rock y al punk de mantequilla, un ejercicio que vibra alrededor de su voz y una personalidad mainstream a punto de emerger. Que lo que quiero decir es que hay que seguirla, escucharla y verla. Tres placeres en uno. Será el viernes 18 de agosto al final de la carretera más alta de Europa.

Más información

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here